MECAP

Ministerio Estudiantil Carcelario Adventista de Paraná

Un lugar especial

11 alumnos de UAP de distintas carreras con una misma meta, que las personas privadas de su libertad también puedan conocer al gran Dios, que creó todo lo que vemos, incluso a ellos, el Dios que prometió volver, el Dios que ha dejado un Consolador para guiarnos a El. Agracemos a Dios por elegirnos ser misioneros en el lugar que tenia reservado para nosotros. Partimos cada sábado en la mañana desde la universidad hasta las prisiones, Dios nos ha dado la bendición de visitar las cárcel femenina y masculina, en cada una, por separado, se llevan a cabo actividades similares que por ciertos permisos internos son diferentes a la vez, pero como mencione antes “una misma meta”.

0

Misioneros reconstruyendo vidas

Donde trabajamos…


Cada sábado

Buscamos a los hombres, realizamos un culto, entonamos himnos, hacemos un breve seminario de salud, luego se desarrolla el sermón, cada sábado tenemos una visita especial para predicar, desarrollamos la dinámica de oración que los integre entre sí, y seguimos alabando a Dios hasta el ultimo minuto. Este año en la prisión de hombres tenemos el privilegio de servir a Dios en conjunto del grupo misionero de la facultad de teología, MEP, ellos toman los estudios bíblicos. Cada dos meses hacemos un almuerzo donde permiten el acceso de las familias, y tienen la posibilidad de estar en familia adorando, ellos comparten públicamente la gratitud a Dios por el cambio en los internos.

Exposalud

Una directora de prisión es adventista, se bautizó por escuchar coros de las visitas de los MECAPs. A las mujeres las esperamos en el salón grande, a veces traen alguna visita, que son sus compañeras en el pabellón que viven. Con ellas hablamos de la semana, les gusta hablar de lo que les pasa o de lo han cometido para dejar cargas, nos entendemos diciendo básicamente que la misma mentira que uno dice y parece mínima y el robo o asesinato que cometió otro a los ojos de Dios es un mismo pecado, nosotros lo medimos, pero que si logramos el arrepentimiento dejando la culpa a Dios, somos libres de la misma manera, por que entregamos esta carga con el corazón y así mismo el corazón a Dios. Cantamos coritos que hablan sobre la liberación que puede darnos Dios con un cancionero, hacemos una dinámica de oración, escuchamos el misionero trimestral y una meditación.

Exposalud


“Entonces el Rey dirá a los de su derecha: Venid, benditos de mi Padre, heredad el reino preparado para vosotros desde la fundación del mundo. Porque tuve hambre, y me disteis de comer; tuve sed, y me disteis de beber; fui forastero, y me recogisteis; estuve desnudo, y me cubristeis; enfermo, y me visitasteis; en la cárcel, y vinisteis a mí.”

— Mateo 25:34-36 —

Ser misionero

Hay múltiples formas de ser misionero.

Leer Más

Donar

Una manera diferente de hacer misión.

Leer Más

Mas información

Sabé más sobre nosotros y nuestra misión.

Leer Más